miércoles, 17 de febrero de 2010

CRUCEROS


El Proyecto Génesis significa una revolución en la industria naviera en general. La compañía estadounidense Royal Caibbean Internacional ordenó a los Astilleros Aker (Finlandia) la construcción de un barco de 220 mil toneladas, capacidad para 5.400 pasajeros en clase lujo y que costara u$s 1.1000 millones.

La idea dominante en la industria es los nuevos mega cruceros que se están construyendo sean destinos en sí mismos, con todo lo necesario para que los pasajeros de todas las edades puedan pasar las vacaciones a bordo, sin bajarse, con mil propuestas para entretenerse a toda hora. Los barcos dejaron de ser un medio de transporte para convertirse en protagonistas y los itinerarios que realizan, muchas veces, pasan a segundo plano.
De esta manera el proyecto se convierte en el más caro de la historia de la Industria Naval. Si bien las cifras manejadas son varias y no se ha logrado conocer la cifra exacta, todas ellas significan la mayor inversión en la historia. Los barcos Génesis están considerados como los navíos civiles más grandes y costosos que jamás se hayan ordenado construir, y estará finalizado para mediados o fines del 2009.
El proyecto supone un incremento de las dimensiones del 43% sobre las del "Freedon of the Seas", también a cargo de estos astilleros.

Los barcos Génesis contarán con:
- 360 metros de eslora.

- 47 de manga.
- 73 metros de altura

- 220.000 toneladas de peso.
- 5.400 pasajeros (clase lujo) o

6.350 pasajeros (clase económica).




Esta nueva generación de grandes barcos es claramente la tendencia que seguirá la industria en el futuro y significa una presión para los puertos, que deberán modificar sus muelles si desean recibir a los nuevos monstruos de los océanos.
Las especificaciones de la Clase Génesis ya fueron entregadas a las empresas operadoras de muelles de cruceros para que aquellos interesados en recibir estas nuevas naves de pasajeros, hagan las modificaciones pertinentes.

La industria de los cruceros turísticos ha comenzado apenas hace unos 15 años y sin lugar a dudas crece y continuará creciendo a cifras estelares. Los dos astilleros antes mencionados, Aker Fynnyards y Chantiers de L`Atlantique, tienen contratos para la construcción de varios cruceros que suman un tonelaje de 1,4 millones de toneladas por un valor total de US$6,5 billones que serán cumplidos hasta el 2010.

No solo trabjan estos dos astilleros en el mundo, los astilleros italianos Fincantieri tienen contrato por 15 cruceros por un valor de US$8.000 millones, y los alemanes Meyer Werft, 8 cruceros.
Los principales 6 astilleros del mundo se encuentran abocados a la construcción de cruceros por un monto total u$s 16 mil millones.

El Proyecto Génesis, (el barco aún no tiene nombre) comenzará a navegar en 2010. La carrera por construir cada vez barcos más grandes encuentra limitaciones, no todo es color de rosas. La primera limitación la impondrán los puertos.

No falta mucho tiempo para que llegue el momento en que estos súper barcos podrán entrar únicamente a unos pocos puertos en todo el mundo. Por ejemplo, el Queen Mary 2, en su viaje por América del Sur, programó su escala en Montevideo (Uruguay), porque no puede entrar en el puerto de Buenos Aires (Argentina) debido a las limitaciones de éste en cuanto al calado.
Compañías como Holland America, Seaborn y Windstar, que son consideradas de alto nivel, han preferido mantenerse al margen de esta competencia por la construcción del crucero más grande, y han centrado sus ofertas en ofrecer al cliente atención más personalizada y cabinas amplias y externas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada